IoT y Ciberseguridad


¿Qué es el Internet de las cosas?


IoT viene del inglés "Internet of Things", es decir, Internet de las Cosas y una definición podría ser la agrupación e interconexión de dispositivos y objetos a través de una red (bien sea privada o internet) donde todos ellos interactúan entre sí. Podría ser cualquier objeto o dispositivo, desde sensores hasta objetos cotidianos como un refrigerador, los zapatos o la ropa.

Cualquier cosa que podamos imaginar podría ser conectada a internet e interactuar sin necesidad de intervención humana, el objetivo principal es una interacción máquina a máquina, mejor conocido como M2M (machine to machine) o dispositivos M2M.


¿Cómo se puede aplicar?


Las aplicaciones son casi infinitas, aquí te dejamos un ejemplo.

Supongamos que el refrigerador de tu casa, donde almacenas tus alimentos, mismos que tienen fecha de caducidad. En este escenario, se podría conectar el Refrigerador a internet para que te avise a través de tu teléfono móvil, por ejemplo, cuando tus alimentos van a caducar, si la temperatura cambió o si tiene alguna avería, si hacen falta verduras y cuales o si el alimento se esta acabando.

Existen términos muy relacionados con el IoT, como "Smart Cities" y "Smart Buildings" donde se utilizan dispositivos conectados entre sí pare mejorar todo tipo de cosas como el tráfico, agua, calefacción o transporte público, existen una infinidad de aplicaciones.

Cada ecosistema de IoT tiene sus propias necesidades de ciberseguridad. Una evaluación de ciberseguridad exhaustiva de IoT es un proceso que incluye varias capas. Cada capa necesita cuidado y atención. Algunos dispositivos son complejos, con múltiples formas de interacción a sus funciones, y otros más sencillos.

A continuación te dejamos algunas  prácticas de ciberseguridad en IoT.

  1. Genera un inventario de todos los dispositivos IoT que tienes y como te pueden afectar en ciberseguridad, privacidad y riesgos humanos.
  2. Haz parte de la seguridad integral al IoT, primero evalúa todas las implicaciones antes de conectarlo a la red.
  3. Recuerda que la ciberseguridad en IoT requiere protección en capas, asegurate de que las comunicaciones de los dispositivos así como las aplicaciones y datos se encuentren protegidos.
  4. Ten en cuenta los riesgos de tu ecosistema de IoT en el mundo físico. Las evaluaciones de ciberseguridad deberían de incluir entorno físico incluyendo las amenazas que podrían ser realizadas por las personas, vehículos, riesgos biológicos y desastres naturales.
A medida que el crecimiento siga acelerandose, proporcionará nuevas formas de transformar y hacer crecer el negocio. El futuro de IoT nos llevará a un nuevo mundo de oportunidades, así como nuevos riesgos y consideraciones de ciberseguridad.

¡El mejor momento para entrar al mundo de IoT es ahora!