Políticas de Ciberseguridad Integrales



Los investigadores, afirman que en el año 2023, los ciberdelincuentes robarán 33 mil millones de registros, y la mitad de todas las violaciones de datos serán en EE. UU. ¿Por qué es tan importante construir una política integral de ciberseguridad para abarcar todos sus dispositivos? Porque todos pueden ser una amenaza, solo esto necesita saber para el fortalecimiento de la ciberseguridad en esta época.


Generalmente, las prácticas de ciberseguridad incluyen lo siguientes:

* Análisis de riesgo de amenazas.
* Análisis de vulnerabilidades del sistema.
* Evaluaciones de impacto.
* Análisis del entorno de seguridad.


Para poder ser efectivos en nuestras políticas, debemos no solo de considerar procesos y procedimientos, sino todo lo demás, ya que se deben de limitar la exposición de estos elementos. En el mundo hiperconectado de hoy, existen miles de formas de exponer su infraestructura al mundo. Una de las mayores amenazas se reducen al personal, ya que la mayor parte de su trabajo se encuentra en internet creando más vulnerabilidades. También, los colaboradores ahora utilizan cada vez más dispositivos conectados a la nube y probablemente los utilicen para acceder a los datos de la compañía.
Este es un gran problema si tomamos en cuenta que no existen las capacitaciones en materia de ciberseguridad por parte de las empresas a sus empleados.

Trabajar de forma segura debe ser una prioridad porque las amenazas de ciberseguridad más comunes que provienen del interior incluyen.

- Ingeniería Social.
- Ataques a dispositivos móviles.
- Robo de identidad.
- Malas contraseñas.
- Ataques en la nube.
- Redes inalámbricas no seguras.
- Descarga de contenido malicioso.

Comprender la necesidad de crear contraseñas seguras, aprender a detectar e informar correos electrónicos de phishing y evitar enlaces dudosos ya era un problema cuando cada empleado usaba solo una pc de escritorio. Con la llegada del IoT, esos riesgos han crecido exponencialmente, incluso los dispositivos IoT más sencillos y no seguros son un punto de acceso fácil para amenazas externas.

Una política integral, no solo debe basarse en el cifrado y protección contra malware. Su política también debe incluir a sus empleados, desde los becarios hasta los directivos. Sin ellos, incluso el mejor plan de ciberseguridad es vulnerable.