5G y los nuevos retos para la ciberseguridad


Al hablar del 5G nos referimos a la quinta generación de redes móviles que conocemos y que, así como las anteriores trae consigo nuevas mejoras, ya que con el pasar del tiempo la tecnología evoluciona de una manera impresionante.

Entre las nuevas capacidades que pondrá en alza 5G, se destaca el despliegue definitivo del Internet de las Cosas (IoT).

En la actualidad el trabajo en casa ha incrementado y como sabemos esto a su vez expone a las empresas a importantes riesgos de seguridad al tener que utilizar principalmente los equipos o dispositivos personales de los empleados.

Si bien, la red 5G puede traer grandes ventajas, también trae consigo ciertos retos que afectan principalmente a las empresas debido a las nuevas brechas que los ciberdelincuentes podrían aprovechar para realizar actos maliciosos.

¿Cuales son las amenazas que se presentan ahora?


Actualmente la red 5G presenta problemas de visibilidad, misma que llegaron a presentar las anteriores redes 3G y 4G en sus inicios, pero está vez es un mayor problema por la velocidad y el potencial que tiene para mover mas datos, con una conectividad mayor que la banda ancha actual.

Es claro que un 4G no es mas veloz que la red Wi-fi por lo que las empresas utilizan principalmente la segunda, pero la velocidad de la 5G hace la diferencia, por lo que tendrá auge en las empresas.

La cuestión es, que así como se implementa la velocidad y eficacia del ancho de banda ubicuo para una mayor productividad, también los ciberdelincuentes buscarán aprovecharse de esta gran ventaja para realizar con eficacia sus actos maliciosos haciendo más difícil detectar sus movimientos por la velocidad en que están actuando sin necesidad de implementar nuevas estrategias, ya que con ayuda del ancho de banda, podrán filtrar rápidamente más datos sin mostrar alguna alerta.

Estas son algunas recomendaciones:
  • Analizar y planificar una adecuada infraestructura TI con conexión a internet, así como asegurar la visibilidad de todo lo que se administra.
  • Descubrir dispositivos no administrados, puede ser todo un reto si estos se comunican solo a través de 5G, pero si también hay comunicación con una red wifi será más sencillo detectar a través de un escaneo de red o a través de una solución EDR, que observa las conexiones desde o hacia dispositivos administrados.
  • Utilizar un buen cifrado y controles de acceso para asegurar los datos.

Es importante tener en cuenta todos los riesgos que puedan surgir cada vez que se implementan nuevas infraestructuras y servicios que estarán a la vanguardia para las empresas y aumentar el potencial  gracias a las nuevas y mejoras de la tecnología.