Ataques de Denegación de Servicio



En los últimos días hemos visto  ataques a páginas del gobierno, donde sus servicios pierden la disponibilidad, quebrantando así una parte importante del triángulo de la ciberseguridad. Es por eso que en este Post explicaremos un poco lo que son los ataques de denegación de servicio.

Los ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS) son algunos de los ataques cibernéticos más perjudiciales y costosos que las empresas enfrentan regularmente. Los delincuentes utilizan este tipo de ataque para hacer que los sitios web y servicios en línea no estén disponibles para ser utilizados.

Esto se logra mediante la coordinación de un envío masivo de tráfico malicioso para estresar la infraestructura de TI de la víctima consumiendo un nivel alto de ancho de banda, que no es capaz de soportar. Estos ataques no son utilizados solamente para deshabilitar los sistemas críticos de las empresas, también funcionan como una distracción para ocultar un fraude o violación de datos.

¿Qué impacto podría tener un ataque DDoS?

Este tipo de ataques puede afectar a la empresa de distintas formas:

  • Experiencia del cliente. 
  • Ingresos económicos.
  • Productividad del personal.
  • Reputación de la marca.

¿Cómo llega todo ese tráfico?

Se suelen emplear redes controladas a distancia de máquinas comprometidas (Botnets), éstas pueden ser computadoras personales, de escritorio, servidores o incluso dispositivos IoT. Los atacantes coordinan estos dispositivos para crear fuentes distribuidas de tráfico que son enviadas al objetivo, logrando superar el umbral. 

AT&T Cybersecurity estima que uno de estos ataques puede costar en promedio $218,339 USD por ataque DDoS, por lo que es importante protegerse de ellos y saber como actuar para evitar el menor daño a la infraestructura y servicios.