4 consejos para prevenir ser víctima de smishing


Sin lugar a duda este último año ante la necesidad de mantenernos comunicados con la familia, amigos y el trabajo a causa de las restricciones de movilidad, hubo un incremento importante a nivel mundial del uso de mensajería instantánea y el correo electrónico.


Cada día se envían miles de mensajes de texto en todo el mundo y los actores de amenazas saben que los usuarios son más propensos a acceder a enlaces que reciben a través de mensajes móviles que los que llegan por correo electrónico.


Las ataques de smishing suelen hacer uso de suplantación de marcas populares combinadas con urgencia y un llamado a que el usuario realice alguna acción en concreto como hacer clic en un enlace malicioso.


Algunos de los ejemplos de engaños más usados son aquellos que hacen referencia a transferencias bancarias, entregas de paquetes pendientes, detección de actividad sospechosa en cuentas de redes sociales, banca en línea o plataformas de streaming, étc


¿De qué manera podemos evitar caer en engaños de smishing?


Evitar responder a mensajes extraños. Los atacantes suelen enviar sus ataques a una gran cantidad de números aleatorios, esperando a que alguien responda o realice la acción que esperaba para continuar con el acoso.


Verifica directamente los sitios oficiales de los proveedores. Si recibes un mensaje con un mensaje solicitando hacer clic en un enlace para confirmar tus datos y verificar el estado de un pedido pendiente, en su lugar dirígete directamente a la página oficial de la organización para revisarlo desde allí.


No hagas clic en mensajes de texto que no estabas esperando o de los que no estás seguro que provengan de un remitente legítimo. Una opción sería buscar el número en internet para asegurarte de que pertenezca a la compañía de la que hace mención.


Protege tu dispositivo móvil. Asegúrate de utilizar software de seguridad para detectar código y enlaces maliciosos, de preferencia no elijas las opciones gratuitas, ya que sus opciones de protección son menos efectivas que las de paga.